Buscar
  • victorespinozab

Empatía en tiempo de crisis

Actualizado: 29 mar




El actual momento en el que globalmente estamos conviviendo con crisis humanitarias y económicas sin precedentes en nuestra existencia, sin lugar a dudas condiciona nuestra energía y fortalezas emocionales. Es ineludible que eso suceda, sin importar la edad, nacionalidad, raza, religión, posición socio-económica u otras.

Sabemos que esta situación ya modificó el curso de nuestras vidas, desde el recordado estilo de vida que teníamos hasta hace poco más de un mes, al nuevo escenario que llegó sin aviso preventivo que nos permitiera realizar los ajustes oportunos para hacer menos traumático este cambio de reglas y roles.


No hay marcha atrás. No nos desgastemos. No ganaremos nada renegando ni reclamando por lo sucedido pues por mucho esfuerzo que hagamos, no podremos revertir la actual situación. Nos corresponde más bien, trabajar emocionalmente para aceptar el nuevo modelo, adecuarnos a los retos que ya se dan como aquellos otros que se están gestando y disponer nuestra actitud positiva, para alinear expectativas deseadas al veloz presente e impredecible futuro.


Dada esta situación, algunos tantos tendrán mayores dificultades emocionales para dejar atrás el muy reciente pasado viendo el futuro cubierto de nubes negras que evidencian temor a lo desconocido y otros más bien verán el cielo azul y despejado en señal de nuevas oportunidades.


En este contexto, surge la necesidad de tomar la decisión personal de entender que la vida continúa y sacar a relucir aquellas fortalezas personales que sean capaces de generar actitudes y cambios positivos en nosotros y en aquellos con quienes interactuamos.

Más aún, en estas semanas de confinamiento, en que tenemos la gran oportunidad de alternar activamente con cada integrante de nuestras familias y en forma remota con familia extendida, entorno social y colegas, es inmensamente necesario proponer la empatía como forma de relacionamiento.


Y es necesaria en estas circunstancias, pues como lo mencionado en líneas precedentes, no todas las personas han encontrado ese equilibrio emocional que guíe sus creencias, pensamientos y acciones. Precisamente por ello, sobre todo quienes estamos a la cabeza de nuestras familias debemos ser lo suficientemente hábiles, comprensivos y tolerantes para aportar y decidir ser útil para movilizar energías y recursos para promover el bien ajeno y por sobre todo, el bien común.


Necesitamos desde nuestras respectivas posiciones y liderando a nuestros entornos a que agradezcan, reconozcan y apoyen a todos quienes en este momento, están en primera línea de batalla, sean las personas de salud, policía, fuerzas armadas, bomberos, y otros, como también a todas aquellos que hacen posible que tengamos a diario los alimentos, medicinas, servicios básicos / tecnológicos, entre otros. Necesitamos fundamentalmente que nuestras autoridades se encuentren plenos emocionalmente para tomar las decisiones que nos permitan superar esta prueba de la mejor manera y en el plazo más próximo posible.


No necesitamos en estos momentos, personas que resten o dividan. «Necesitamos que todos multipliquen».

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo